¿Cuando cambio mis tenis para correr?

Siempre lo hemos dicho y lo reafirmamos una y otra vez, los tenis son tan importantes como las llantas de un auto de carreras. Tal y como vemos en estos eventos de automovilismo, las llantas deben cambiarse constantemente para asegurar el buen funcionamiento del auto. Entonces para un runner, la inversión en tenis debe ser una prioridad que evitará lesiones importantes en el cuerpo y sobre todo mantendrá el excelente desempeño en entrenamientos y competencias.

 

 

Te duelen las piernas

Los dolores más comunes debido al calzado comienzan en la planta del pie, en el tendón de aquiles, pantorrillas y rodillas. Si sientes alguna molestia en alguna de estas zonas, entonces usa otro par de tenis para probar. Es mejor prevenir que estimular un dolor que puede volverse crónico.

Se han desgastado

Revisa constantemente el material de tus tenis, principalmente si has corrido varios kilómetros con ellos. Evita resbalarte y las lesiones innecesarias con tan solo elegir otro par.

Los has tenido por más de un año en uso

El tiempo es relativo cuando se trata de los tenis de un corredor. Depende del uso, tu peso y el desgaste causado por el terreno en donde corres. No porque estén “casi nuevos” significa que sirven, por lo que deberás determinar su ciclo de vida de acuerdo a cómo los has tratado.

Revisa constantemente la suela

Cada modelo tiene una tecnología especial en la suela y puede variar por la marca. Sin embargo, una prueba infalible es presionarla para determinar si está rígida y si es así, entonces es momento de hacer un cambio. Normalmente los tenis tienen suela suave para resistir el impacto.

Tienen que estar simétricos

De acuerdo a tu tipo de pisada, cada tenis se desgastará distinto. Sin embargo, cuando la suela se desgaste más de un lado que de otro y se note, o un tenis esté más alto que el otro, es hora de dejarlos en paz. No te los pongas porque comenzarás a sentir molestias en la cadera y las piernas por el poco balance.

Haz la prueba de flexibilidad

Pocos son los modelos que pueden ser extremadamente flexibles y que sirven para correr carreras de varios kilómetros. Entonces, esta prueba es infalible para reconocer que un calzado deportivo está listo para ser eliminado cuando puede unir la punta con el talón. Esto quiere decir que el desgaste es demasiado y ahora en vez de proteger tu pie, parece una zapatilla de ballet. ¡A conseguir otros!

Te salen ampollas 

Esto es porque la tela se estira demasiado o el material ya no protege lo suficiente tu pie. Tu par se ha desgastado en el interior y éste debe de ser una jaula que mantiene el pie firme. Así que, si comenzó a causar rosaduras, irritaciones o ampollas, entonces ha llegado el momento de ir a una tienda de artículos deportivos.

 

 

You may also like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *