Encanto chino.

Para esta edición te presentamos un paradisiaco lugar donde tú y tu pareja pueden disfrutar de una luna de miel diferente.

Enamórate de cada rincón, conoce lugares increíbles, hermosos paisajes y una nueva cultura. Simplemente es un lugar que vale la pena vivirlo.

 

Desde la apacible vida de Suzhou hasta la vida vibrante de Shanghái y Beijing, China posee majestuosos paisajes cubiertos de altas montañas, ríos serpenteantes y espectaculares rascacielos. En su enorme extensión hay una gran variedad de climas, paisajes y sabores tan diferentes como son la vida del campo y de las grandes ciudades.

 

 

Los hoteles de súper lujo son la nueva cara de este país de tradiciones, y el lugar para sorprenderse es Beijing, una ciudad de contrastes donde la historia, la vida contemporánea y el pato laqueado son parte de la vida diaria. También conocida como Pekín, en la capital de China disfrutamos el romántico contraste entre el lujo del W Beijing Chang’an, y los sitios antiguos como la Ciudad prohibida.

En este recién inaugurado hotel los diseñadores hicieron un derroche de su talento, con habitaciones bañadas por la luz natural que se cuela por los grandes ventanales, y algunas con un innovador diseño en el baño. Bello y moderno, es apto para viajeros jóvenes de corazón que aman disfrutar de las aventuras de los viajes, de los ambientes audaces y hasta de ser recibidos con un DJ en el vestíbulo por la noche, y con buena música ambiental en los ascensores.

La modernidad de las habitaciones incluye cortinas de piso a techo que se abren solas, mostrando la belleza de la ciudad en el horizonte, además de ser recibidos con una bandeja de dulces personalizados con nuestro nombre como bienvenida. Su ubicación es cómoda e ideal por estar lo suficientemente lujos del bullicio pero cerca de las zonas turísticas y del metro.

 

 

En el W Shangai The Bund las piezas de la vida se detienen para moverse a su propio ritmo, siguiendo el compás de la cultura milenaria y del presente innovador para crear una sinfonía de paradisiaco lujo y confort. Sus espacios nos reciben con una explosión de color, algunos con cómodos muebles de color amarillo y verde azulado, otros decorados con extravagantes paredes de laca roja y azulejos de plata. Vidrios coloreados, camas enormes y cómodas como nubes, televisores gigantes y amplios y grandes baños son parte del día en este hotel salido de un rincón del arcoíris.

La tecnología en sus instalaciones compite con las vistas espectaculares al puerto y a las increíbles torres de Pudong que se tienen desde las habitaciones. En su Away Spa se brindan masajes tradicionales chinos para lograr un cutis perfecto que distingue a las mujeres del país, además de salas de vapor, bañeras de hidromasaje, saunas, áreas de relajación y una piscina techada.

En The Kitchen Table se prueban los mejores desayunos de la ciudad, que incluye un extenso bufet de comida asiática e internacional; para disfrutar la auténtica comida cantonesa está su restaurante Yen, y para darle la bienvenida a las luces nocturnas de la ciudad, en el Woo Bar y el Wet Bar, se sirven deliciosos cócteles de inspiración asiática en las mesas al aire libre junto a la piscina.

 

 

A poca distancia de Shanghái se encuentra Suzhou, que ha acompañado al río Yangtsé desde su fundación hace 2, 500 años. Los jardines imperiales, canales, puentes y pagodas, crean el ambiente de paz esta Venecia de oriente. Cerca del casco histórico, la moderna cara de la ciudad. El W Suzhou es una reinterpretación contemporánea de la cultura ancestral que se siente y se admira a través del arte que decora el hotel.

Más que un lugar de lujo para hospedarnos, es el lugar ideal para socializar y sumergirnos en un mundo diferente. Su Living Room da la bienvenida a los viajeros del mundo con una decoración local, con asientos en forma de guijarros inspirados en las piedras de los jardines clásicos de Suzhou. En sus paredes se presentan obras fotográficas de la histórica Suzhou junto con piezas contemporáneas, creando una fascinante unión entre el pasado y presente.

Trazos limpios, espacios amplios y ataviados con coquetos colores complementan la temática general del hotel que es la levitación, con tinas, sillas, escritorios y camas que dan la ilusión de flotar en el espacio, o mejor dicho, de flotar en las tranquilas aguas del lago Jinji que se mira desde las ventanas. Este innovador diseño es único en el destino y es parte del sello W.

 

Rosewood Beijing

 

Como todos los hoteles W del mundo, su decoración y ambiente crean una experiencia única y fantástica, mientras que su servicio de cinco estrellas reúne todo el encanto de China en sus instalaciones, logrando consentirnos y transportarnos a un mundo de hedonismo puro con su trato personalizado.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *