¡La marca mexicana Trista celebra una década de historia!

Dicen por ahí que lo hecho en México está bien hecho y la marca de moda, Trista, es un claro ejemplo de eso. Lleva una década entera como una de las marcas nacionales más prestigiadas, dedicada al cien por cierto a contar historias y vestir a una mujer que ha evolucionado a la par de su concepto

Es por eso que José Alfredo Silva, diseñador al frente de dicha marca, decidió celebrarlo de una manera muy especial y en la que Trista luciera en todo su esplendor: con una exposición. En una galería de arte llamada Terreno Baldío Arte, ubicada en Orizaba 177 en la colonia Roma, “Una década Trista” muestra la línea del tiempo de la marca.

Son tres pisos llenos de vestidos, recuerdos y fotografías que muestran desde las primeras prendas creadas, los desfiles, el contraste entre colecciones, hasta el proceso de elaboración de cada una de las piezas. Mismos que allí en maniquíes y salones iluminados, se ven como increíbles obras de arte.


Para José Luis el objetivo siempre fue: “la celebración de los 10 años, sensibilizar al espectador de cómo era todo el proceso y generar un espacio de diálogo, donde pueda ir y conversar de moda”. Según el diseñador “Una galería de arte, te permite hacer un acercamiento diferente al de un desfile, te permite admirarlo. Cada detalle, los procesos y ver una retrospectiva y contraste de la piezas que hay en una colección. El ojo es más analítico. Te acercas como si fuera una obra y eso te lo permite un espacio como este”.

 


Cada sala te lleva de la mano a la evolución de la marca. Vestidos llenos de tul, de las icónicas flores que Trista adoptó desde un principio en sus diseño, hasta los complejos patrones, que pueden ser vistos de cerca y admirados con una perspectiva distinta.

Pero tal éxito no de la noche a la mañana. Trista pasó por cambios, nuevos conceptos y un desarrollo de nuevas ideas, hasta lograr convertirse en esa marca de lujo que retratan la elegancia y sofisticación de la mujer. “Nuestra mayor virtud –y desgracia– fue haber sido tan ingenuos. Giovanni Estrada y yo teníamos ganas de hacer un proyecto juntos, pero no pensamos que lo convertiríamos en un negocio”.

 

 

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *