Rosé: ¿el vino de los millennials?

Desde los Hamptons hasta París, el Rosé se ha convertido en el nuevo favorito de toda esta generación. Tan solo este verano ha sido la sensación tanto en redes sociales, en evento como fiestas y hasta en pool parties, por lo que parece que el vino rosado regresó para quedarse.

 

Las copas se han llenado de este espumoso vino en un comeback triunfal, y lo hizo ante el vino tinto y blanco. Si podemos recordar que hace décadas, ni siquiera el vino blanco era tomado en serio y se catalogaba como un vino de poca categoría, al igual que el rosado.hace décadas, ni siquiera el vino blanco era tomado en serio y se catalogaba como un vino de poca categoría, al igual que el rosado.

Con el auge de la producción vinícola, ambos han tomado mayor importancia y han abierto su paso a mercados que jamás imaginaron. Hoy en día una tercera parte del vino que se vende en Francia es rosado. Y en países como España, Italia, Grecia y Nueva Zelanda es bien recibido.

Para la generación que tiene como motor el “millennial pink”, ha sido un must cuando se habla de bebidas alcohólicas. Es el intermedio ideal para carne o pescado, va con todo tipo de comida. Es equilibrado, ligero, de sabor frutal y con un aroma delicioso.

El rosé dejó de ser un vino “solo para mujeres”. Pasó de ser un trago dulce a convertirse en la “nueva champaña”. Sus características, la versatilidad en cada sorbo y su sofisticado color han hecho que hasta celebridades, como Drew Barrymore, muestran su orgullo por probar esta bebida.

Así que este verano no es una coincidencia que el Rosé haya sido el protagonista. Recordemos que el color del año según Pantone es el Pale Dogwood, mismo tono que se ve a través de la botella de esta exquisita bebida.

 

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *