Aprovechando el tiempo

Por / Ale Pasquel

 

¿Eres de los que se cuestiona “por qué el día no tiene más horas”? ¿Tienes una lista interminable de pendientes y constantemente piensas “cuándo podré acabar con todo eso”? ¿Tu familia y amigos te preguntan “cuándo harás tiempo para estar con nosotros”? Bienvenid@ al club, únicamente nos faltabas tú para comenzar.

 

Y primero que nada, quisiera darte unas palabras alentadoras: ¡sí se puede!, y resulta que es más sencillo de lo que crees. Se trata de que aprendamos a trabajar con el tiempo que tenemos (con esas 24 horas diarias, descontándole las que necesitas para descansar). Se trata de que implementemos metas que sean realistas, de buscar hacer más con menos y de no explotarnos con tanta exigencia.

 

Existen varios puntos en los que se puede trabajar. Tal como lo mencionamos, necesitamos sacarle provecho a nuestro tiempo que, honestamente, es muy valioso. Y aunque a veces sentimos que necesitamos más, lo que en realidad necesitamos es saber ocuparlo mejor:

 

1) Prioriza: es importante que anotes todas las prioridades de tu vida, en orden, en una hoja de papel. Trata de escribir actividades que necesitas llevar a cabo en cada uno de los puntos de tu lista. Ya que lo hayas escrito, gestiona el tiempo que le invertirás a cada uno y ten en cuenta que a algunos deberás dedicarles más tiempo que a otros.

2) No malgastes tu tiempo: recuerda que en este caso es más importante la calidad que la cantidad. Escribe qué cantidad de tiempo le dedicarás a cada una de tus actividades y apégate a ello. Es mucho mejor dedicarle 10 minutos a una actividad si tienes la concentración adecuada que estar 1 hora pensando en lo que se viene después y en la lista de pendientes que tienes por cumplir.

3) Evita darle largas a las tareas importantes:  deja ya de buscar excusas para retrasar tareas que igualmente tendrás que realizar y que cada día vas dejando al final de la lista. Te puedo asegurar que llegará un día que se te acumularán y te arrepentirás de no haberlas hecho antes.

 

4) Intercambia actividades: identifica todos esos momentos en los que te has sentido enganchado por actividades que no te nutren, como la televisión, el celular, un juego. Créeme que, si le quitaras 20 minutos diarios a esas actividades que te hacen perder el tiempo y los inviertieras en algo de tu lista, tus pendientes irán disminuyendo significativamente y te quitarás la culpa de sentir que no estás aprovechando tu tiempo.

 

Quiero retarte a poner en práctica estos 4 puntos para poder mejorar nuestro uso del tiempo y hacer con él algo trascendental porque el tiempo en sí es un recurso y, como todo recurso, puede ser ignorado, mal utilizado o incluso desperdiciado. Y necesitamos regresar a la consciencia de que todo lo que tú hagas o dejes de hacer está siempre en ti, así que cuida ese regalo y empieza a transformar tu vida con mayor acción y menos pretextos.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *