¿Qué es la Proloterapia?

 

Por. Dr. Salvador Martí­nez Caire / Medicina de Rehabilitación / Proloterapia

La Proloterapia es un tratamiento considerado como MEDICINA REGENERATIVA, utilizada para tratar y eliminar el dolor de discos intervertebrales, músculos, tendones y ligamentos localizados en las articulaciones de nuestro cuerpo.

 

¿Quién puede ser tratado con Proloterapia?


Toda persona debidamente estudiada con dolor articular por desgaste crónico o por algún traumatismo es candidata para recibir este tratamiento.

 

¿En qué consiste?

 

Consiste en la inyección de una mezcla de dextrosa (solución glucosada), lidocaína (anestesia) y solución salina que el especialista aplicará en la zona a tratar (inserción de ligamentos, de tendones o dentro de la articulación) con la intención de estimular el proceso natural de regeneración y fortalecimiento de los tendones y ligamentos que componen las articulaciones.

 

¿Cómo funciona?

Las estructuras anatómicas como ligamentos, tendones o articulaciones con el tiempo (edad), el sobreuso, traumatismos, alteraciones posturales, factores genéticos, entre otras causas; pierden su fuerza o tensión; las inserciones (entesis) tienen poca circulación y cuando se lesionan su reparación puede ser incompleta ocasionando una laxitud ligamentaria o tendinosa. Estas zonas de inserción cuentan con múltiples terminaciones nerviosas que informan sobre la posición, la temperatura y el dolor y cuando existe laxitud o debilitamiento de los ligamentos y tendones da como resultado inestabilidad articular que produce dolor y desgaste articular.

La Proloterapia regenera y fortalece estas estructuras mediante la proliferación de células que van a brindar tensión y estabilidad articular, reduciendo o eliminando el dolor, mejorando el movimiento y la función. Estudios reconocidos, han demostrado que también ayuda a la regeneración del cartílago, de los meniscos y de los discos intervertebrales.

 

Indicaciones de la Proloterapia

¿Cada cuándo se debe aplicar?

Para lograr la eliminación total del dolor suelen requerirse entre 2 y hasta 6 sesiones con un intervalo de 4 a 6 semanas entre cada aplicación, sin embargo, depende de las condiciones individuales de la persona.

 

¿Qué instituciones avalan y respaldan el uso de la Proloterapia?

La AAOM (Asociación Americana de Medicina Ortopédica), la reconoce como un tratamiento NO quirúrgico, útil para la regeneración y manejo de dolor articular con eficacia del 85 al 95%. En Estados Unidos la Clínica Mayo, la National Spine and Pain Center, la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, entre otras utilizan la proloterapia como tratamiento en sus protocolos para el manejo de dolor de origen músculo-esquelético. En 2009, la FDA (Food and Drug Administration) aprobó la dextrosa como una sustancia regeneradora de tejidos compuestos por colágeno y cartílago. En algunos casos la proloterapia puede utilizar plasma enriquecido con plaquetas (PRP) y/o células madres para tratar lesiones en las que los factores de crecimiento contenidos en estos elementos faciliten la pronta regeneración de los tejidos.

 

¿Puedo evitar una cirugía usando la Proloterapia?

Estudios revelan que 79% de pacientes en quienes estaba indicada una cirugía, después del tratamiento con Proloterapia, esta no fue requerida, pues el dolor y la rigidez que presentaban los pacientes disminuyeron considerablemente tras las primeras sesiones de Proloterapia (1).

Este es un tratamiento NO quirúrgico para RESOLVER su dolor, LA PROLOTERAPIA incluso PUEDE EVITAR CIRUGÍAS.

 

¿Por que la Proloterapia en lugar de una cirugía?

La Proloterapia se trata de reconstrucción y regeneración en forma natural, la cirugía generalmente es para quitar tejido dañado o sustituirlo por elementos metálicos, plásticos o injertos, en ocasiones sin control adecuado del dolor. La Proloterapia está libre de efectos colaterales y complicaciones, mientras en la cirugía hay muchas variables que representan riesgo posible. El tiempo de recuperación y/o de rehabilitación será siempre rápido en Proloterapia, una cirugía requerirá semanas o meses para su total recuperación o rehabilitación. Este procedimiento es tan seguro que se realiza de manera ambulatoria, en el consultorio, no requiere el uso de drogas o medicamentos a largo plazo, no hay necesidad de someter al paciente a procedimientos de anestesia general ni a convalecencias prolongadas; Además, desde el punto de vista económico la Proloterapia comparada con una cirugía, es de bajo costo.

 

¿La mejoría durará para siempre?

Las estructuras tratadas con Proloterapia son fortalecidas y logran funcionar adecuadamente y con menos o sin dolor, sin embargo, son estructuras que ya sufrieron un daño y están reparadas, siempre tendrán que cuidarse. La duración de la mejoría con la Proloterapia dependerá de variables como la edad, el tipo de lesión, el tiempo de evolución, el grado de degeneración, la intensidad de uso y abuso del segmento tratado, el nivel de actividad física o deportiva, si ya fue operado o no, el peso, la fuerza muscular, la postura, otras enfermedades como diabetes o problemas inmunológicos, etc. En algunos pacientes habrá una curación permanente, mientras que en otros puede haber recaídas, habitualmente de menor intensidad. El efecto curativo puede durar años y en caso de haber recaídas se puede poner un refuerzo terapéutico en cualquier momento.

En la imagen mostrada, se aprecia el seguimiento de 709 pacientes después de 18 meses de haber sido tratados con proloterapia en diferentes partes del cuerpo. En cuanto a intensidad de dolor, los pacientes antes del tratamiento tenían en promedio 6.3 (en escala del 1 al 10, donde 10 es considerado dolor severo); después del tratamiento la intensidad disminuyó a 2.2.

El 89% reporta mejoría mayor al 50%. Estos datos reflejan un índice de curación del 72%.

¿En qué se diferencia la proloterapia de la cortisona?

La cortisona disfraza las señales de dolor y disminuye la inflamación. Cuando se aplica cortisona, no percibimos el dolor y esto crea un círculo vicioso de daño en las articulaciones porque no alterará tu nivel de actividad y terminará haciendo mayor daño; ya que no hay una señal que te indique la presencia del daño en tus articulaciones. Por lo tanto la cortisona acelera el daño articular, mientras que la proloterapia protege y fortalece las estructuras articulares.

La inestabilidad de las articulaciones es progresiva y se manifiesta con dolor; si esta no se trata oportunamente, el desgaste articular empeora y con esto el dolor también se incrementa. Por lo tanto, a medida que recibe inyecciones de cortisona, no cura el dolor, simplemente lo cubre mientras se acelera el daño articular.

La proloterapia apunta a corregir la inestabilidad articular, aliviando el dolor y previniendo el desgaste articular. 

 

¿Necesitas motivación? Escucha estos testimonios y agenda tu cita.

 

https://www.youtube.com/watch?v=mPTlYb4qSc4

“Medynamic: especialistas en Medicina de Rehabilitación y Calidad de Vida”

Si tienes alguna duda al respecto, con gusto puedo orientarte; no te olvides de compartir esta información con familiares o amigos a quienes consideres pueda resultarle de utilidad.

Nos encuentras en los siguientes lugares:

  • Teléfono: (722)271 5075
  • Correo: dr.mtzc.rehab@gmail.com
  • Facebook: rehabmartinezcaire
  • Instagram: medynamic_rehab
  • http://institutodeproloterapia.com/encuentre-a-su-doctor/

Referencias: 

Journal of Prolotherapy. 2010;(2)1:272-281

Phys Med Rehabil Clin N Am 27 (2016) 783–823

http://espanol.arthritis.org/espanol/la-artritis/tengo-artritis/cuestionario/

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *